Blogia
Palos de Ciego

Túnez día 16: Una chicha a la luz de la Luna

Mañana nos vamos de Gabes, se que volveré, queda trabajo por hacer. Decir que  no me alegro sería mentir pero resulta algo extraño tras tres semanas en está ciudad, este hotel, trabajando con las mismas personas.

Hemos salido tarde del trabajo pero eso no ha enfriado los ánimos que teníamos de hacer algo diferente. Nuestros compañeros tunecinos nos han llevado a un café realmente hermoso en mitad del oasis. Hemos tardado un buen rato en llegar ya que hemos ido por un camino tortuoso entre palmeras y árboles frutales, atravesando pequeños poblados rebosantes de vida a altas horas de la noche.

Hay momentos en la vida en los que merece la pena vivirla. Sin preocuparte de profundas deliberaciones filosóficas sobre la vida, el futuro o la muerte. Simplemente un café, una chicha que fumar y compartir. Comunicarte y descubrir que no importa de donde procedes sino lo que eres y lo que estás dispuesto a ofrecer en un momento dado a la persona que por alguna razón o por ninguna en ese momento está a tu lado.

Tres  tunecinos, dos serbios y un español, riendo, hablando de lo que quieren de la vida, riendo aún más. Explicando viejas costumbres, extrañas a veces incluso para el que las practica. Pasando el rato sin más momento que el ahora. A veces todo parece muy fácil.

Y así debería ser.

Hoy me encuentro melancólico.

Será efecto de la chicha que he fumado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres